Significado de SEO

El crecimiento exponencial de la información que circula por internet sería inútil sin un sistema que organice las búsquedas. Los algoritmos de los buscadores dirigen ese trabajo esencial. Para los gestores de contenidos el mayor desafío está en ofrecer las métricas mejor valoradas por las fórmulas que asignan la relevancia a cada dominio o URL.

Optimización en motores de búsqueda

SEO es una sigla derivada de la expresión inglesa search engine optimization. No quiere decir otra cosa que un conjunto de técnicas que tienen como objetivo principal salir entre los primeros resultados orgánicos correspondientes a una búsqueda. La información se organiza así en toda la web por criterios de relevancia derivados de algoritmos matemáticos.

Las técnicas empleadas y las herramientas SEO se emplean para mejorar la visibilidad de la información que se distribuye. Los factores valorados pueden estar en el contenido mismo de la página web o venir dados por factores externos al código y contenido de la página web. El  primer caso se suele hablar de posicionamiento interno y en segundo lugar de posicionamiento externo.

El trabajo de los motores de búsqueda puede dividirse en 3 actividades bien diferenciadas pero que para el usuario del servicio se dan en una misma experiencia operativa. En primer lugar los motores de búsqueda analizan la web de forma automatizada.

Son las llamadas arañas web que rastrean de forma autónoma a cualquier intervención humana toda la red. Al encontrar una página web es indexada de forma que la información se reduce a parámetros que serán usados para valorar la relevancia de la que hablamos anteriormente. Por último esta clasificación por relevancia es servida después a cada usuario del servicio de búsqueda de forma ordenada.

White hat y black hat las dos caras de la misma moneda

Las técnicas aplicadas de SEO suelen agruparse en dos categorías que están unidas por límites muy difusos. En “White hat” el contenido  se sirve orientado hacia el usuario se tienen en cuenta los criterios empleados por el algoritmo para mejorar la posición de forma natural y con una estrategia a largo plazo. Por el contrario en el black hat el contenido está orientado principalmente hacia el algoritmo de indexación. Es una estrategia a corto plazo y se fuerza un poco con tácticas que aprovechan algún fallo derivado de la automatización para posicionarse lo antes posible.

La división entre estas dos categorías es en muchos casos algo artificial. Y la mayoría de los consultores de SEO las utilizan de forma combinada pues en ambos casos el fin es el mismo. Para el gestor de contenidos es fundamental dar visibilidad al trabajo que realiza con la atracción de un tráfico cada vez mayor por las consultas sobre los motores de búsqueda.

El sistema implementado en los buscadores pretende imitar la respuesta dada por un usuario ante un contenido de calidad. Se señala como relevante por la importancia que concede la propia red al dirigir enlaces desde otros sitios de relevancia conocida. Este proceso abre un bucle de retroalimentación positiva para los contenidos más destacados. El fin de todos es situarse con ellos en los primeros puestos. Eso garantiza un tráfico orgánico  continuo.

El inbound marketing o mercadeo de atracción hace hincapié en todas las formas posibles de atraer visitantes para llevarlos en un proceso por etapas a establecer una venta. El SEO juega un papel fundamental en esta estrategia pues aporta de forma económica y continua la mayor parte de posibles clientes.

El práctico monopolio que ejerce google en la mayoría de los países occidentales otorga una importancia determinante a las decisiones que este servicio toma en su algoritmo. Es el que marca la pauta para decidir cómo se han de priorizar los elementos de  un plan de marketing.   

Así las cosas, el SEO es una herramienta fundamental para cualquier empresa que quiera destacar con su presencia en la red.

Deja un comentario