El Diablo

El Diablo. Todos sabemos lo que significa ese nombre. Un ángel malvado condenado por Dios. Algo tenebroso y cruel. Pero en el tarot tiene una definición totalmente distinta a eso. Más bien quiere decir que en una relación de pareja prevalece el acto físico muy por encima de los sentimientos. De acuerdo con los especialistas, es una carta que tiene que interpretarse con cuidado.

Tiene que ver con ir en contracorriente a lo que dicta la sociedad y sus normas de comportamiento. También aplica en otros ámbitos de lavida como el amor. Se interpreta como la traición de una persona en quien confiamos y a quien queremos. Atención con esta versión. Es una imagen fuerte que hay que asumir y definir de manera adecuada antes de emitir comentarios confusos.

El Diablo representa asimismo la mala suerte, los enemigos, todo aquello que juegue en nuestra contra para hacernos daño y no permitirnos avanzar hacia lo que siempre hemos querido. Entorpece la felicidad anhelada. Pero es necesario considerar que no nos debemos dejar abatir por nuestros enemigos. A veces nosotros mismos somos los responsables de sabotear la felicidad.

Se refiere al mismo tiempo a todos los miedos que nos llegan a paralizar y nos impiden pensar de manera clara. La sumisión dice presente en esta imagen del tarot. La persona se convierte en alguien que se deja doblegar bien sea por sus jefes, parejas u otros familiares.

No te dejes llevar por todos los aspectos negativos de esta carta. Siempre trata de salir adelante sin importar los inconvenientes y trabas que se presenten en el camino. La buena actitud y la voluntad son fundamentales para alcanzar nuestros propósitos en todo momento. Rodéate de que gente que de verdad te apoye y te dé buenas vibras. Siempre hay que continuar con optimismo.

Deja un comentario