La Emperatriz

La Emperatriz es una mujer sentada sobre un trono lleno de plantas y flores lilas. El paisaje es un verde y profundo pasto. El cabello de la dama está adornado por doce estrellas resplandecientes. Permanece rodeada de mucha naturaleza, incluso su traje tiene hermosas flores. Como una forma de comprobar su relación con le femineidad, en el trono hay tallado el signo de Venus, la gran diosa del amor.

Cuando aparece en la lectura de las cartas del tarot, representa una relación amorosa bastante madura y duradera. Prevalece el respeto, la honestidad y el amor. También tiene que ver con la llegada de un nuevo miembro en la familia porque habla sobre la fertilidad.

En caso contrario a La Papisa, La Emperatriz es más fuerte y decidida. La primera es considerada fría. La energía de la segunda es tal, que se le relaciona con la vitalidad desbordante que caracteriza a la adolescencia y juventud, al descubrimiento sexual y a lo nuevo que brinda el mundo.

La Emperatriz visualiza los embarazos, la fertilidad, lo que vendrá en el camino próximo de una pareja. Así que significa una buena premonición para los matrimonios que se mantienen en la búsqueda de un nuevo integrante. También esta mujer tiene mucho que ver con la gente que tiene buenas relaciones de amistad, a las cuales se esfuerza por mantener en el tiempo. No las descuida.

Esta mujer poderosa se caracteriza por la energía, así que es de esperarse que eso sea lo que vendrá en el futuro para quienes les aparezca en su tarot. Pese a que muchos creen lo contrario, las mujeres de las cartas son señal de fuerza y todo lo mejor que se avecina. Para quienes leen las cartas resulta algo muy positivo ver a La Emperatriz en las lecturas de alguien.

Deja un comentario