Hablemos de emoticonos

Hablemos de emoticonos

Lo que en algún tiempo se consideró como una moda, resultó que no era pasajera. Los emoticonos lejos de morir, agonizar y extinguirse han logrado evolucionar y calar en todos los contextos. Así como el internet, que cada vez amplía su uso y se expande como escenario, los emoticonos también se van expandiendo como lenguaje. Ya casi puede considerársele como el idioma oficial del ámbito digital. Tanto así que se está expandiendo a otras latitudes, como la televisión y los libros.

Hablemos de emoticonos

Así que hablemos de emoticonos. Se trata de una secuencia de caracteres del teclado, y esta secuencia se utiliza para poder transmitir o resaltar una emoción. Pero un momento, esta definición es inicial. Pues que esta definición acusa el origen de los emoticonos, así que tendremos que definirlos más bien así: es un lenguaje, una forma de expresión, cuyo origen se remonta a la utilización de ciertos caracteres del teclado usados en secuencia para resaltar una emoción que se quiere transmitir por medio de una frase.

Esta definición se debe ampliar, cuando se habla de emoticonos. Puesto que el uso de tales caracteres, ahora incluso imágenes animadas, con audio en algunos casos, no se limita a acentuar la emoción de una frase. Ahora también sirve para construir frases, párrafos, diálogos, ideas, y muchas expresiones.

Los emoticonos no solo son actualmente una herramienta para reflejar una emoción. Aunque por su naturaleza permiten que el usuario las transmita, también pueden suplantar palabras. De manera que además de ser un apoyo en la comunicación basada en palabras a través de los medios digitales, ya va alcanzando un estatus de lenguaje o idioma para la comunicación.

Se presume que la base sobre la cual se va consolidando, llevará a los emoticonos a servir como fórmula para nuevos avances sintácticos. El hecho de que ya existan aplicaciones que permiten acompañar las imágenes con sonidos puntuales, acusa el hecho también de que los emoticonos apenas están en una edad temprana. Que seguirán desarrollándose y madurando en el escenario virtual y que traerán consigo una serie de evoluciones que tal vez de momento no sean sospechadas, y otras que ya comienzan a materializarse a través del esfuerzo de compañías multimedia y de redes sociales.

Con los emoticonos se plantean nuevos retos. Todos ellos responden a su naturaleza. La necesidad de una comunicación más efectiva y más afectiva.

Deja un comentario